93 488 11 00

Lifting de piernas

El lifting crural o lifting de piernas es un procedimiento quirúrgico encaminado a mejorar el aspecto de las piernas mediante la eliminación del exceso de piel y/o grasa que pueda existir en las mismas, remodelando el contorno.

Conseguir unas piernas estilizadas pasa en muchas ocasiones por un retoque de la cara interna de las piernas. El proceso natural de envejecimiento, los cambios de peso y las influencias de tipo hormonal, pueden generar depósitos de grasa localizada en la cara interna de los muslos. La solución cuando hay exceso de grasa es la liposucción, pero cuando además hay exceso de piel debemos realizar el lifting crural.

Si el problema es más importante hay pacientes que pueden tener rozaduras e irritaciones en las épocas de verano.

Indicaciones

No existe una edad definida para realizar esta intervención y aunque es más habitual en personas de cierta edad, hay mujeres y hombres jóvenes que ya tienen este problema y son candidatos de esta intervención. Este es un proceso habitual en pacientes que vienen de una obesidad importante cuya secuela es una piel estriada e irrecuperable si no se tensiona.

La intervención

La incisión se realiza en el pliegue de la ingle para eliminar el exceso de grasa y de piel de la cara interna del muslo. Esta incisión será más o menos larga en función de la cantidad de grasa y piel que haya en exceso, cuanta más flacidez más extensa es la incisión, pero en cualquier caso es una cicatriz que pasa muy desapercibida.

Anestesia

La anestesia es general y es necesario el ingreso hospitalario de una noche.

Duración de la intervención:

La intervención puede durar de dos a cuatro horas, dependiendo de la complejidad de la cirugía.

Postoperatorio

Es importante que en los primeros días no se fuerce la posición de las piernas (abrirlas) ya que nos conviene que el proceso de cicatrización sea lo más adecuado posible, el reposo absoluto deberá ser de cinco a siete días. Es muy importante la higiene de esta zona para evitar una infección de la cicatriz.
Es imprescindible la utilización de una faja apropiada de cuatro a seis semanas y no se debe reanudar la actividad deportiva durante los dos primeros meses. Recuerde que, como cualquier intervención, no debe precipitarse en valorar los resultados y debe darse tiempo para que los tejidos se acomoden y la cicatriz madure.

El equipo de cirujanos plásticos de Clínica Rinos realizará el seguimiento de hasta un año finalizada la operación de cirugía estética.

Preguntas Frecuentes de lifting de piernas →

Compartir esta página: