93 488 11 00

La intervención de liposucción

La técnica

La técnica, que siempre se realiza en un quirófano, consiste esencialmente en la aspiración de la grasa mediante la introducción de una cánula conectada a una máquina de vacío o a una jeringa especial, , se realiza una pequeña incisión, suficiente como para introducir la cánula. El cirujano mueve la cánula entre los depósitos grasos situados bajo la piel, rompiendo la grasa y succionándola poco a poco, teniendo siempre en cuenta su diseño que nos va indicando las zonas en las que hay más o menos volumen, los resultados van siendo visibles a medida que realizamos esta intervención.

La duración de una lipoescultura suele oscilar entre 1 y 2 horas, el tiempo es variable dependiendo del área y la cantidad de grasa que debemos extraer. La lipoescultura introduce una variante que afecta al nivel de aspiración de la grasa, al calibre y a la formas de las cánulas, con incisiones de solo 3-4 milímetros, que durante el paso de los años han ido mejorando, al servicio de conseguir los mejores resultados, apurando en el más mínimo acumulo de grasa. La liposucción es una técnica laboriosa y meticulosa, durante la realización de la misma el cirujano va comprobando los resultados, ya que la reducción del volumen es evidente durante el proceso. La intervención se realiza bajo anestesia general, local, o epidural dependiendo de la extensión de la zona a tratar o de la cantidad de grasa a aspirar.

  • Las ventajas de esta técnica son:

la presencia de cicatrices mínimas, dolor escaso, poca incidencia en la vida laboral, posibilidad de tratar en una sola intervención varias zonas del cuerpo, reanudación de las actividades habituales en 4-5 días y la posibilidad de asociarse a otras intervenciones como la reducción de mamas o la dermolipectomía.

De las técnicas hoy utilizadas para la reducción de la adiposidad localizada, la lipoescultura superficial permite conseguir la mejor disminución y más detallada escultura del contorno corporal, no sólo reducirnos volumen graso, sino también mejorar las curvas para crear una nueva silueta. Hoy es, sin duda, un acto quirúrgico eficaz, seguro y con brillantes resultados estéticos. Nuestro equipo de cirujanos plásticos eta altamente especializado en esta técnica y siempre en la visita de valoración damos las expectativas de resultados que podemos conseguir

Anestesia

Respecto a la anestesia, esta técnica nos ofrece diferentes posibilidades dependiendo del número de zonas a tratar y de la cantidad de volumen de grasa a extraer. Se puede realizar con anestesia:

  • Local sin ingreso
  • Local con sedación sin ingreso
  • Epidural sin ingreso o con ingreso de 24 h.
  • General con ingreso de 24 h.

Postoperatorio

Una vez finalizada la intervención se coloca una prenda elástica que el paciente deberá llevar durante aproximadamente un mes. Es normal la aparición de hematomas e inflamación que irán desapareciendo a medida que pasen los días.

El paciente podrá reincorporarse a su vida habitual al cabo de unos días, en tratamientos de zonas pequeñas la recuperación es rápida.

Los resultados se van produciendo de forma continua y progresiva, consiguiendo una gran mejoría en la silueta, pasada la primera semana de inflamación empezaremos a notar cambios de disminución que irán progresando a medida que pasan los días.

Clínica Rinos realiza un seguimiento de hasta un año finalizada la operación de cirugía estética. Es muy recomendable realizar drenajes linfáticos que son de gran ayuda en el proceso postoperatorio, deben ser realizados por expertos en esta técnica.

← Liposucción Minilipoescultura →

Compartir esta página: