93 488 11 00

La intervención

La técnica

Consiste en realizar una pequeña incisión en el cuello por el que se introduce una fina cánula para aspirar el exceso de grasa. La incisión es tan pequeña que será prácticamente imperceptible a los pocos meses.

Anestesia

La liposucción de papada se realiza con anestesia local y de forma ambulatoria.

El postoperatorio

No es un postoperatorio molesto y el dolor es muy superficial pudiéndose aliviar con analgésicos comunes. El paciente puede reincorporarse a su vida habitual después de 3 o 4 días. Es normal que aparezcan pequeños hematomas e inflamación que desaparecerán al cabo de unos días.

← Eliminar la papada Preguntas frecuentes →

Compartir esta página: