93 488 11 00

Método Aspire

El tratamiento se basa en que el paciente puede eliminar cerca del 30% de los alimentos que ha ingerido antes de que las calorías sean absorbidas por el cuerpo.
La técnica consiste en la colocación mediante endoscopia de un tubo de silicona en el estómago.
Este tubo se conecta con el exterior a través de un puerto de acceso que se sitúa en el abdomen.
Desde este puerto de acceso se controla el contenido del estómago de modo que el paciente puede vaciar una parte de este contenido a través del dispositivo conectado al estómago. De este modo, el paciente puede eliminar alrededor del 30% de los alimentos del estómago antes de que las calorías sean absorbidas por el cuerpo, lo que facilita la pérdida de peso.

El procedimiento de colocación se hace por endoscopia y no requiere anestesia general.
La gran ventaja de este sistema es que permite que el paciente pueda hacer vida normal en todo momento.

Las principales ventajas son:

1).- El bajo riesgo de la intervención que es mínimamente agresiva, con muy pocas complicaciones que no son graves.

2).- La calidad de vida del paciente que puede hacer una vida completamente normal

3).- Que el mismo paciente tiene el control sobre el dispositivo y sobre la enfermedad si bien cabe destacar que el tratamiento se complementa con un programa de modificación de conducta alimentaria y estilo de vida que requiere supervisión médica.

Un programa de seguimiento médico destinado a la modificación de los hábitos alimenticios, complementa el tratamiento. Una de las principales ventajas de este novedoso sistema es que se trata de un procedimiento simple, eficaz y con un índice de complicaciones muy bajo.

Compartir esta página: