Reducción de pecho

Una intervención para mejorar tu estética y tu salud

Elimina el exceso de tamaño/peso

Armoniza los senos

Mejora la calidad de vida de la paciente

Resultado inmediato, 2 a 3 semanas de recuperación

La mamoplastia de reducción es una intervención quirúrgica que implica la reducción del pecho a través de eliminación de grasa, tejido mamario y piel. También se reduce el tamaño de la areola si éste es excesivo.

 

Las mujeres con mamas grandes suelen tener problemas en la espalda, cuello e irritaciones en la piel en épocas de calor. La finalidad de esta intervención es reducir el tamaño del pecho y darle la forma adecuada.

Técnica e intervención

Hay diferentes técnicas quirúrgicas en función del tamaño de la mama, de la edad y de las características de la paciente. Después del estudio personal, nuestro equipo médico decidirá la técnica más adecuada.

 

 

En función de las técnicas empleadas en la cirugía, habrá más o menos cicatrices: alrededor de la areola, vertical (desde la areola hasta el pliegue sub-mamario) y horizontal (en el mismo pliegue), tal como vemos en el esquema, se determina la distancia de la areola y el volumen sobrante.

 

 

Este es un esquema real del resultado de la intervención, los puntos nos indican las cicatrices resultantes, en este caso, tres: alrededor de la areola, vertical y submamaria. Cuando la reducción de volumen es menor, también se reducen las cicatrices, siendo suficientes alrededor de la areola y vertical.

Tomamos las medidas para saber cual es el grado de reducción que necesita. Este grado es el que nos marcará la técnica quirúrgica adecuada, cada una de ellas conlleva tipos de cicatrices diferentes, también cambiaremos la posición del complejo areola–pezón que pasará a una posición más alta, normalmente a la altura del surco submamario.

Se elimina el exceso de piel, grasa y tejido mamario y se recoloca la areola y el pezón en su nueva posición. En la mayoría de los casos la areola se mantiene unida a sus vasos sanguíneos y a su nervios, manteniendo la sensación normal o casi normal; sin embargo, en casos de grandes reducciones puede ser necesario separar completamente la areola y situarla en su nueva posición.

 

Por lo general esta intervención se lleva a cabo en un intervalo de 1 a 2 horas.

 

La cirugía se realiza con anestesia general y con una o dos noches de ingreso.

Después de la intervención se deja colocado un vendaje que se quitará a las 24 o 48 horas (hasta el alta hospitalaria). La mayoría de las molestias se controlan bien con la medicación prescrita por su cirujano plástico, inicialmente hay hinchazón, puede haber morados y, en algunos casos pérdida temporal de la sensibilidad en las mamas que se recupera con el paso del tiempo.

 

Debe limitar las actividades físicas fuertes durante unas semanas, hasta que se recupere de la operación a criterio del cirujano plástico y dependiendo de la evolución postoperatoria, la paciente podrá reincorporarse a su vida laboral en una o dos semanas.

Es importante recordar que tras una reducción las cicatrices son importantes aunque con el tiempo, las cicatrices irán notándose menos. Tras una reducción mamaria pasarán unos meses hasta que sus mamas adquieran el aspecto definitivo; la reducción de pecho es una de las cirugías mas gratificantes para las pacientes, usted estará muy satisfecha con el resultado de la reducción de mamas.

Antes y después de una Reducción de Pecho

Marina comparte su experiencia como paciente de reducción de pecho: no solo una cuestión estética, sino de salud.

 

Cristina nos cuenta su experiencia tras someterse a una reducción de pecho.

 

FAQS sobre reducción de pecho

¿Los resultados son permanentes?

La reducción de volumen es permanente, ya que en la reducción eliminamos la causa del exceso de volumen

¿Me quedarán cicatrices?

Las técnicas quirúrgicas empleadas tienen diferentes tipos de cicatrices, en nuestra experiencia las cicatrices de mama tienen muy buen comportamiento, pero la paciente debe saber que las cicatrices las hace ella misma. Son su tipo de piel, su tendencia a desarrollar queloides, sus cuidados en el postoperatorio lo que marcará el resultado final.

¿Puedo dar el pecho a mi bebé después de la reducción de mamas?

Aunque existen pacientes que tienen lactancias normales tras la reducción, esto no es lo habitual. Al practicarse un injerto en el pezón, la areola puede resultar disminuida para esta función.

¿Mantendré la sensibilidad de mis pechos y pezones?

Generalmente sí. Los factores que influyen para el resultado final son la sensibilidad previa a la operación, la técnica utilizada y el volumen de las mamas.

¿Existen riesgos específicos a esta operación?

Como toda cirugía, la reducción de mamas puede tener contraindicaciones y complicaciones. Es muy importante que su cirujano le informe de todas ellas y que le aclare todas sus dudas. Exija también que consten en el consentimiento informado que recibirá y firmará antes de la intervención.

Pide una visita gratuita.
Contacta con nosotros y te atenderemos sin compromiso.






    Tratamientos relacionados que te pueden interesar: